Torre de Lapela


Como otras muchas fortalezas nacionales, también los origenes de Lapela son desconocidos. Constantemente se repitía que un castillo primitivo era mandado contruir por D. Alfonso Henriques, para defender los margenes del río, trabajo que entregó a D. Lourenço Abreu, capitán de su ejercito y noble de la familia de los Abreus, señores de Valadares, Melgaço y Castro Laboreiro. Los restos materiales que se conservan, sim embargo, son de un período bastante posterior y las tradiciones de la fundación afonsina(o otras edificaciones aún más primitivas) no pueden ser, por ahora, confirmadas.

Lo que es cierto es que en el século XIV, en el reinado de D.Pedro o ya en el de su sucesor, D, Fernando, tuvo lugar la contrucción de la torre actual, que muy probablemente en el contexto de las segundas guerras peninsulares de la mitad de século. Es una poderosa contrucción, visible a gran distancia e elevada cerca 35 metros sobre el lecho del río Miño. Su dispositivo revela la solidez y calidad de la obra, con grandes sillares de rigurosa geometría. La planta es de forma cuadrangular, como gran parte de las torres góticas de Portugal, e parece una forma geométrica de casi 10 metros de lada, teniendo las paredes 3 metros de espesura.

Una única entrada permite el acceso al interior, que se encuentra en la fachada norte, em posición elevada( cerca de 6 metros sobre el suelo) e se compone de un arco simple, quebrado, de largas duelas, en cuyo vértice fue adosado el escudo con las armas de Portugal, indicando, de esta forma, el patrocinio y el propietario de la fortaleza. Delante del portal, un pequeño parapeto rectangular, sobre ménsulas de tres voladizos bastante salientes, establece el enlace entre la entrada y la escaleras de hierro,(originalmente de madera) que lleva al suelo. Las restantes fachadas poseen tres ventanas sobrepuestas, rasgadas de forma axial en las partes más elevadas, que denuncian la organización interior en tres pisos. Por arriba, la torre es coronada por una línea de
almenas, con parapeto para la vigilancia.

Obra de un gótico evolucionado, su cronología por la segunda mitad del século XIV no ofrece dudas. No se puede decir lo mismo del castillo que lo rodeaba. Duarte d’Armas, en los inicios del século CVI, diseñó la fortaleza de Lapela con una torre de homenaje (la actual) en el centro de un patio rodeado por murallas y que se asociaba con un pazo señorial, que con toda seguridad era la residencia del alcalde.

Esto quiere decir que su localización contrariaba al modelo del castillo gótico – en que la torre de homenaje se asociaba, con preferencia, a una de las puertas- y se aproxima extraordinariamente dos esquemas militares románicos. En este sentido, tendremos aquí el más importante testimonio del castillo afonsimo del século XII, aunque apenas un rigoroso estudio de los rastros restantes puedan confirmar esta perspectiva.

La última campaña de obras conocida data del reinado de D. Manuel, monarca que reforzó la estructura y la entregó a Lopes Gomes de Abreu, señor de las fortificaciones de Alto Miño interior. A partir de aquí, la historia de este castillo es la de una progresiva destrucción. Después de la restauración de la Independencia Portuguesa, en 1640, y hasta los inicios del siglo XVIII, la reformación de la plaza de Monçao obligo a la integración de mucha piedra.

Junto al río, comunicado fácilmente con la actual sede de la villa(concelho), nada más fácil que desmantelar el viejo castillo medieval de Lapela, en benificio de una vecina fortaleza moderna y apta para responder las exigencias de la guerra.

La restauración parcial de la estructura aconteció en 1940, por intermedio de DGEMN(Direcção Geral dos Edifícios e Monumentos Nacionais). En el contexto de las conmemoraciones nacionalistas del nuevo estado, la torre de Lapela fue objeto de una restauración selectiva, de impacto escenográfico – como se comprueba por la forma de los nuevas almenas – pero que olvido el estudio del local y la área envolvente. En la actualidad, la “Torre de Belém do Minho”, como es diseñada en el medio regional, a la espera aún, por una investigación arqueológica y por un proyecto de valorización.

Palabras desconocidas:

  • sillares: Cada una de las piedras labradas, por lo común en forma de paralelepípedo rectángulo, que forma parte de una construcción de sillería.
  • duelas: Cada una de las tablas que forman las paredes curvas de las pipas, cubas, barriles.
  • parapeto: Terraplén corto, formado sobre el principal, hacia la parte de la campaña, que defiende de los golpes enemigos el pecho de los soldados.
  • ménsula: Tablero horizontal adosado a una pared.
  • axial: Fundamental, central, principal.
  • almena: Cada uno de los prismas que coronan los muros de las antiguas fortalezas para resguardarse en ellas los defensores.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s