Alguien se olvido de la tos ferina?

Volviendo un poco atrás en el tiempo, exactamente en el año 1958, aún yo no era proyecto, pero mis padres daban sus primeros pasos en la vida, y muchos recién nacidos caían enfermos de esta enfermedad al no haber aún una vacunación sistemática, que se instalaría en 1965. En mi familia un recién nacido con apenas un año y medio, esta enfermedad acababa con su vida, así que intentaré que los lectores conozcan a una enfermedad que lleva con nosotros siglos, pero que queda en la sombra debido a enfermedades mediáticas como en el caso de actualidad, el ébola, donde los medios de comunicación hacen de ella un negocio.

Antes de empezaros a contar un poco la historia de todo esto, indicar que no voy a entrar en temas sumamente etiológicas y patologicas, principalmente por que mi grado de conocimiento en este ámbito podríamos decir que es bastante nulo.

Definición
La tos ferina o tos convulsiva es una infección bacterial altamente contagiosa que ocasiona una tos violenta e incontrolable que puede durar semanas o incluso meses. Es causada por una bacteria que se encuentra en la boca, la nariz y la garganta de una persona infectada. La tos ferina puede comenzar con síntomas similares a los del resfriado común o a los de una tos seca que progresa hasta llegar a episodios de tos severa.

Historia de España – menacorde.com

¿Cuáles son los síntomas?

En un comienzo la tos convulsa manifiesta los síntomas de un resfriado común:
– Congestión nasal
– Moqueo
– Estornudos
– Tos
– Fiebre leve

¿Cómo se transmite la tos ferina?

La tos ferina se transmite principalmente de persona a persona por contacto directo con moco o secreciones nasales y de la garganta de las personas infectadas. Con frecuencia, los hermanos mayores que pueden ser portadores de la bacteria en la nariz y en la garganta pueden traer la enfermedad a casa e infectar a los bebés o hermanos más pequeños.

¿Qué tan pronto después de la infección aparecen los síntomas?

El período de incubación suele ser de siete a diez días con un rango más amplio de cuatro a 21 días y rara vez llega a alcanzar los 42 días.

¿A que edad es más frecuente tener esta enfermedad?

La tos ferina puede ocurrir a cualquier edad. Los niños que son demasiado pequeños para recibir todas las vacunas o aquellos que no han completado la serie de vacunación primaria se encuentran en mayor riesgo de contraer la versión más severa de esta enfermedad. Desde la década de los ochenta, el número de casos de tos ferina reportados ha ido aumentado en los Estados Unidos. En 2005, más de 25.000 casos de tos ferina fueron reportados en los Estados Unidos, el mayor número de casos registrados desde 1959. Aproximadamente el 60 por ciento de los casos ocurrieron en adolescentes y adultos y puede ser el resultado de la disminución de la inmunidad en este segmento de la población.

Casos por 100.000 habitantes por la edad – zl.elsevier.es

¿Cuándo y durante cuánto tiempo puede una persona contagiar la tos ferina?

Si no recibe tratamiento, una persona puede transmitir la tos ferina desde el inicio de los síntomas hasta tres semanas después del inicio de los episodios de tos. El período de contagio se reduce a cinco días después del tratamiento con antibióticos.

¿Una infección previa de tos ferina hace a la persona inmune?

Ni la vacunación ni la infección natural de tos ferina garantizan que la persona estará inmunizad de por vida contra la tos ferina. Dado que la inmunidad disminuye después de cinco a diez años después de la última dosis contra la tos ferina, los niños mayores, los adolescentes y los adultos están en riesgo de contraer la tos ferina y necesitan ser vacunados.

Historia
Esta enfermedad que se la conoce por diversos nombres, ya sea whooping cough o Pertussis en inglés, coqueluche en francés, o tos convulsiva y tos ferina en Español tiene sus primeros registros descritos por Guillermo de Baillou (1538 -1616) en París, el verano de 1578, denominándola “Tussus Quintina”. Sin embargo, este acontecimiento sólo fue publicado 62 años más tarde. La epidemia mencionada atacó de preferencia a los niños, ocasionando gran mortalidad.

Schnnurrer comunicó una gran epidemia de “Quinta” en 1693, que provocó la muerte de muchos niños en Roma y París. Además de otra en Inglaterra en 1724. Parecería que la enfermedad fue pandémica en Europa en 1732 – 33 y llevada por marineros ingleses a Jamaica, Perú y Méjico. Entre 1745 y 1748 sucedió una epidemia en Suecia y países vecinos, la que llegó desde África e India. Desde 1832 a 1842 y 1847 a 1849 fallecieron de tos convulsiva 63.381 personas en Inglaterra y Gales1.

Incidencias en Chile – epi.minsal.cl

Sería interesante citar lo publicado por Francisco Guerra en su completísima Epidemiología Americana y Filipina 1492-1898, editada por el Ministerio de Sanidad y Consumo de España, en 1999, en relación con epidemias de coqueluche en 1659 y 1730 en algunas regiones de los Estados Unidos de Norteamérica (Nueva Inglaterra y Carolina del Sur, respectivamente) y a fines del siglo XVIII, en todo el territorio de dicho país, así como también en 1865. Según Francisco Guerra las epidemias más importantes en América Latina, en el siglo XIX, comprometieron sobre todo a Costa Rica y Guatemala.

A comienzo del siglo XX, específicamente en el año 1906, los microbiólogos belgas Bordet y Gengou, aislaron un “bacilo gram negativo pequeño, aeróbico estricto, patógeno exclusivo del ser humano”, reconocido como el agente causal de la enfermedad (Bordetella pertussis). Posteriormente se producirían hitos importantes en el diagnóstico clínico y de laboratorio, así como sobre el tratamiento y en la prevención de la coqueluche por la vacunación.

Actualidad

Tras 50 años de la inclusión de la vacuna de la tos ferina en los calendarios de vacunación, la incidencia de esta enfermedad ha descendido considerablemente. De hecho, la mayoría de las 300.000 muertes anuales se dan en países en desarrollo que no cuentan con un sistema de vacunación adecuado. Sin embargo, en los últimos años se están produciendo más casos en adolescentes y adultos en países desarrollados porque pierden su inmunidad que da la vacuna frente a la bacteria que causa esta infección.

Últimos años en España – sepexpal.org

La tos ferina era una de las enfermedades más comunes de la infancia en España y una de las causas más importantes de mortalidad hasta la introducción de la vacunación sistemática en 1965 frente a la Bordetella pertussis la bacteria que causa la infección. La vacuna se administra a los dos, cuatro, seis y 18 meses y, desde 2001, se administra una quinta dosis a los seis años. Gracias a esto, la incidencia de la enfermedad ha disminuido durante décadas, pero en los últimos años ha habido un repunte, multiplicándose por cinco el número de casos, pasando de menos de un caso por 100.000 personas en el año 2005 a seis casos por 100.000 en 2011. Por esto muchos pediatras y expertos en salud pública están advirtiendo que ahora hay que poner el foco en otras poblaciones, sin olvidar claro está la infancia. Porque la vacuna no genera una inmunidad permanente ni tampoco lo hace la enfermedad, la primera protege sólo de cuatro a 12 años y la segunda de siete a 15 o 20 años. Pasado ese tiempo, la persona puede volver a infectarse por la bacteria.

Algunos países, como Francia, Australia, Canadá, Alemania o Estados Unidos han introducido una dosis de recuerdo en la adolescencia basándose en estudios de coste eficacia y tras observar un incremento de los casos en adolescentes y adultos. Sin embargo, otros, como Reino Unido, no cuentan con este refuerzo. España es un caso similar al británico con la excepción de la Comunidad de Madrid y Melilla donde sí se pone una dosis extra a los adolescentes de 14 años.

En los últimos años se han detectado importantes brotes de tos ferina en Australia, Estados Unidos, Europa o Japón. El patrón epidémico de la tos ferina es cíclico, con ondas epidémicas cada 3-5 años. En España desde 1998 hasta 2010 se produjeron 3 ondas epidémicas con incidencias anuales que no superaban los 2 casos por cada 100.000 habitantes. Sin embargo, en el año 2011 se llegaron a producir 7,2 casos por cada 100.000 habitantes. En ese año, según datos del Centro Nacional de Epidemiología, más del 31% de los casos correspondieron a niños menores de un año, el 47% a niños entre 1 y 14 años y el 25,5% a mayores de 14 años.

Actualmente recomiendan vacunar a las embarazadas para proteger al bebé recién nacido hasta que se le pueda vacunar al cumplir dos meses, y que se administre una dosis de recuerdo de la vacuna con Tdpa a los adultos.

En 2010, se presentó en California la peor epidemia de tos ferina de los últimos 60 años, que les costó la vida a 10 bebés y causó la hospitalización de más de 800 menores, la gran mayoría sin cumplir su primer año de vida.

Va en aumento en los estados Unidos de Norteamérica – vacuven6.blogspot.com.es

Referencias
http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-10182010000500013
https://www.health.ny.gov/es/diseases/communicable/pertussis/fact_sheet.htm
http://www.elmundo.es/salud/2014/06/25/53a9cb77e2704e45658b456e.html
http://www.abc.es/salud/noticias/20140415/abci-resurgimiento-tosferina-espana-201404141203.html
http://www.larazon.es/detalle_hemeroteca/noticias/LA_RAZON_396061/317-hay-un-resurgimiento-de-tos-ferina-en-espana#.Ttt1HYXehHR6TSF
http://www.webconsultas.com/salud-al-dia/tos-ferina/aumenta-la-incidencia-de-tos-ferina-en-espana-13482
http://www.infobae.com/2014/06/16/1573442-eeuu-declaro-la-epidemia-tos-ferina-california

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s